Ouro Negro, de Moacir Santos

“A benção, maestro Moacir Santos, que não és um só, és tantos, tantos como meu Brasil de todos os santos” (Vinícius de Moraes, Samba da benção)

A pesar de estas declaraciones, nada más y nada menos que de Vinícius de Moraes, la música de Moacir Santos todavía sigue, en gran parte, desconocida del grande público. Una injusticia que debe ser corregida.

La influencia que Moacir Santos tuvo en la música que se hizo en Brasil después de la década de los 50 es algo impresionante. Maestro, arreglista y saxofonista, la lista de grandes músicos brasileños que estudiaron con él es aclaradora: Nara Leão, João Donato, Paulo Moura, Baden Powell, Roberto Menescal, Geraldo Vespar, Oscar Castro Neves, Dom Um Romão, Flora Purim, Airto Moreira, Maurício Einhorn, Raul de Souza y Sergio Mendes.

Nacido en el interior de Pernambuco en 1923, Moacir Santos llegó a Rio de Janeiro en 1948, donde tocó en distintas orquestas , hasta que fue invitado para formar parte de la Orquesta de la Radio Nacional, primero como instrumentista, después como maestro y arreglista, a partir de 1951. El maestro permaneció allí hasta 1967, cuando se mudó de Brasil a Estados Unidos, en busca de nuevas perspectivas de trabajo. Allí, se estableció en Pasadena, California, dónde trabajó en la industria del cine y mantuvo diversas big bands.

Como compositor, Moacir Santos lanzó pocos discos, uno en Brasil, “Coisas” (1965), y cuatro en los EE. UU., “Maestro” (1972), “Saudade” (1974) y “Carnival of the Spirits” (1975) por el sello Blue Note, y “Opus 3 Nº 1” (1978) por el sello Discovery, todos poco conocidos en Brasil. Sus composiciones, de increíble delicadez y creatividad, son sofisticadas en la harmonía, en el ritmo y en la melodía, incorporando a la vez las tradiciones musicales afro-brasileña, erudita y del jazz.

En 2001, la obra se empezó un movimiento de rescate de la obra de Moacir Santos para el público brasileño. Marco fundamental de este rescate es el disco duplo “Ouro Negro”, producido por los músicos brasileños Mário Adnet y Zé Nogueira, en homenaje al gran maestro. Adnet y Nogueira buscan recrear, en los detalles, los arreglos de las composiciones originales concebidos por Moacir Santos. Para la ejecución, un conjunto de músicos de primera línea de la música instrumental brasileña, como Cristóvão Bastos (piano), Marçal (percusión), Jurim Moreira (bateria), Vitor Santos (trombón) y Bororó (bajo eléctrico), entre otros.

Por fin, una constelación de estrellas de primera magnitud de la MPB empresta su voz a la música de Moacir Santos en el disco. Nombres como Milton Nascimento, Djavan, Ed Motta, Joyce, João Bosco y Gilberto Gil dan vida a las composiciones magistrales de Moacir Santos, lo que hace de “Ouro Negro” un disco esencial para los que quieran conocer a fondo la rica tradición musical de Brasil.